La Guerra de los Mundos



He disfrutado estos días de la (re)lectura de La Guerra de los Mundos, de H.G. Wells. Por cierto, que siempre me había preguntado qué se ocultaba detrás de H.G. y ahora sé que Wells se llamaba Herbert George (o Heriberto Jorge, como se decía antes). La publicación que he tenido en mis manos es la editada por Libros del Zorro Rojo, ilustrada (maravillosamente) por Alvim Corrêa, un dibujante brasileño que trazó a lápiz y carboncillo, en 1906, las mejores imágenes de los marcianos de Wells que conozco. ¡Bravo!

Uno de los marcianos de Corrêa, masacrando a la población.

Si no han leído La Guerra de los Mundos, léanla. Sí, las películas están muy bien, pero si se ponen en la piel de un lector británico de los primeros años del siglo XX, el libro está mejor. Escrita antes de la Gran Guerra, queriendo o sin querer, nos presenta el panorama de la devastación bélica sobre la población civil, el terror, el pánico, la huída de las zonas de guerra, el hambre, los refugiados, la destrucción aleatoria de personas y propiedades, los usos militares de los gases venenosos (¡bien pronto iban a ser conocidos!)... Hasta podría decirse que nos plantea la deshumanización de la tecnología, marcianos mediante, y el extremo de violencia que puede generar, que denuncia la hipocresía victoriana, el colonialismo, el militarismo... ¡Qué sé yo! Todo eso y más. ¡Piensen que está escrita en 1898! La gente se movía a caballo y no existían ni la radio ni los aeroplanos, y los marcianos ya tenían algo así como un rayo láser (el Rayo Ardiente) y un agente químico mortífero (el Humo Negro). Tremendo.

Aunque es una obra menor (vamos, que no es Shakespeare, ni falta que le hace), es una gran obra y no puede negarse su sitio en el cánon de los libros que, a poco que se pueda, hay que leer. Porque es buena, caramba, y porque da mucho en que pensar. Además, uno se lo pasa en grande con las angustias del protagonista y sus aventuras. Es, en fin, uno de esos libros que nos recuerdan qué bueno es leer.

3 comentarios:

  1. Que bueno ¡¡¡¡
    Me gusta la ilustración....ostras ¡¡¡
    Lo que pasa es que no puedo leer la editorial.
    ¿Cuál es ?
    Un abrazo

    ResponderEliminar