El centenario del bibliobús (y III)


El segundo bibliorremolque franquista.

En 1949, la Dirección General de Archivos y Bibliotecas estrena un servicio de bibliotecas viajeras (sic) en Soria. Son los primeros bibliobuses franquistas, pero no se reconocen como tales. El 26 de diciembre de 1953, se estrena un moderno bibliobús en los suburbios de Madrid. En 1956, entran en funcionamiento algunos más, para Oviedo, Zaragoza, Castellón de la Plana y otra vez Madrid. 

El bibliobús de la Diputación de Barcelona en la entonces Plaza de San Jaime, debidamente bendecido por las autoridades públicas y eclesiásticas. En propiedad, es un remolque-biblioteca.

En 1957, la Diputación de Barcelona estrena su propio servicio de bibliobuses, ajeno al Gobierno de España. Esta vez, los bibliobuses no eran camiones o autocares adaptados, sino algo mucho más moderno. Un grupo de bibliotecarios ayudó a diseñar unos remolques-biblioteca y un todoterreno (un Land Rover) los trasladaba de aquí para allá. 

Lo nunca visto: la Sagrada Familia sin turistas, sin grúas y con una biblioteca móvil.
Plaza de la Sagrada Familia, en los años sesenta.
Ésta es la Biblioteca Móvil número 2.

No sólo llevaban libros, también, como los camiones de La Barraca, llevaban todadiscos, magnetofones, cinematógrafos (sonoros), hasta un escaparate (!). Los bautizaron Biblioteca móvil número 1 y 2 (1960). Se destinaron a llevar la cultura a los miles de inmigrantes que vivían en barracas en los suburbios de Barcelona. 

El bibliobús de 1973. El primer bibliobús rural de Cataluña. 
Se le conoce como el Bibliobús de Berga.

En 1973, la Diputación puso en marcha el primer bibliobús propiamente dicho (no un bibliorremolque). Se averió en 1993 y no sé que habrá sido de él.

Años después, los vascos, los navarros, los mallorquines, los gallegos, los cántabros y los riojanos todavía no tienen bibliobuses. En cambio, uno de cada tres bibliobuses está en Castilla-León. 

En toda España circulan 85 bibliobuses, repartidos en 30 instituciones. Por orden, quien más bibliobuses gestiona es la Comunidad de Madrid (13), seguida de la Comunidad de Castilla-La Mancha (10), la Diputación de Barcelona (9), y la Comunidad de Murcia (7). Sólo un bibliobús español funciona gracias a la iniciativa pseudo-privada (la obra social de una caja de ahorros madrileña... que ahora es Bankia, ay).

Uno de los bibliobuses de la Diputación de Barcelona que todavía funcionan.

En Cataluña, hay once bibliobuses. Sólo dos dependen del Departamento de Cultura y sirven en las comarcas leridanas. Los otros nueve dependen de la Diputación de Barcelona. No hay bibliobuses ni en Gerona ni en Tarragona.

Esto sirve para valorar en su justa medida la importancia que se le da a la cultura en nuestro país. La Generalidad de Cataluña tiene 83 coches oficiales, 73 que gestiona el Departamento de Economía y Conocimiento y 10 más que dependen del Departamento de Terrotorio y Sostenibilidad. No se cuentan los vehículos que emplean los cargos de las empresas y entes públicos. Pero sólo gestiona dos bibliobuses. Dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada